Administrador 9 junio, 2020

Al sur de San Salvador, un pueblo llamado Rosario de Mora, con una extensión territorial de 39,23 km2 y con un aproximado de 11,377 habitantes (DIGESTYC, Censo 2017), resistía contra la crisis del COVID-19, con pocos casos positivos en comparación con otros municipios del departamento; se enfrentaba a una nueva amenaza, llega la temporada de lluvias y huracanes, la tormenta tropical Amanda y Cristóbal se abrieron camino en el País, la noche del 31 de mayo, culminando su desastroso paso el Domingo 7 de Junio.

Fueron alrededor de 8 días que perduro la crisis de la lluvia, en ese tiempo la respuesta del Gobierno Central no se vio de ninguna manera, en todo ese panorama oscuro y de incertidumbre, la organización comunitaria, liderazgos comunales y la respuesta de la Alcaldía Municipal de Rosario de Mora, fueron importantes para evitar desastres irreparables y por supuesto la pérdida de vidas.

 

El Alcalde Galileo Pérez, informó que se brindó ayuda a todas las personas residentes en el municipio sin ninguna distinción, con fondos propios y donaciones. Son alrededor de 4,907 familias beneficiadas con canastas de víveres, especialmente donde la ayuda no llegó de parte del Gobierno Central, estas son el Cantón Plan del Mango, Cantón el Carrizal, Cantón las Barrosas, Cantón Cerco de Piedra, Caserío las Margaritas, Barrio la Vega, Caserío el Cusuco y Matona; además se ha apoyado con 9,460 yardas de plástico para las familias que sufrieron desbordamientos, esto para prevenir que el agua continuara causando impacto directo con el suelo.

También la regidora de la Alcaldía Municipal, Katia Panameño, explica que se evacuaron familias en riesgo de desborde de ríos, inundaciones, deslaves y caída de árboles, “tenemos un albergue habilitado por Protección Civil Municipal en el Cantón Cerco de Pierda, con 116 personas de las cuales 21 son niños y niñas, 94 personas adultas, 41 mujeres y 53 hombre, haciendo un total de 53 familias, tomando en cuenta siempre, las medias de distanciamiento social y sanitización”.

Después de conocer la experiencia de este pequeño municipio al sur del departamento de San Salvador, el reconocimiento de la organización comunitaria y la articulación con las alcaldías y gobierno central son de suma importancia para la superación tantas crisis a las que se enfrente El Salvador.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *