Redacción Red Noticia 15 agosto, 2019

El jefe fiscal, además, señaló que entre el peritaje realizado y la obtención de declaraciones de testigos, indican que Mauricio Funes, cuando fue presidente de la República, gastó en un solo día $65,000 en la compra de cuatro lujosos relojes y, además, pagó diversos paseos para sus mascotas, unos perros.

La Fiscalía General de la República (FGR) presentó la tarde de este miércoles el dictamen de acusación en contra del expresidente de la República, Mauricio Funes, la exprimera Dama, Vanda Pignato, y 31 personas más acusadas de defraudar al Estado por más de $350 millones de dólares.

El Ministerio Público presentó un total de tres mil folios en donde se encuentra la recopilación de las pruebas en contra de los imputados, además se citan las declaraciones de 114 testigos que vinculan a Funes con los ilícitos.

El dictamen fiscal está robustecido por 24 informes técnicos financieros y 2,593 documentos que confirman la existencia de la defraudación ilícitos por más de $350 millones, señaló el director Anticorrupción de la FGR, German Arriaza.

“La cuenta de Gastos Reservados (de la Presidencia) en el momento que inicia el periodo presidencial de Carlos Mauricio Funes Cartagena le habían sido aprobados 80 millones de dólares, pero con la utilización de distintos mecanismos de lavado de dinero se logró engordar esa cuenta llevándola hasta 351 millones de dólares que fueron los gastos ejecutados en ese periodo”, señaló Arriaza.

El fiscal Arriaza reveló que Funes gastó, en un periodo no determinado, $149,000 en el cuido de sus mascota. “Las mascotas que tenía, particularmente perros, en un periodo determinado gastó $149,000 que se pagaba para que estos animales saliesen a desestresarse, a pasearlos”, dijo.

Entre los documentos que señalan el excesivo gasto se encuentran facturas pagadas a nombre de Funes por $1,000 y los $1,200, para que particulares pasearan a sus perros, indicó el Ministerio Público.

El jefe fiscal, además, señaló que entre el peritaje realizado y la obtención de declaraciones de testigos indican que cuando Funes fue presidente de la República gastó en un solo día $65,000 en la compra de cuatro lujosos relojes y, además, pagó diversos paseos para sus perros.

“Hemos encontrado facturas a nombre del señor Mauricio Funes Cartagena en donde, en un solo día por ejemplo, compró cinco relojes y los pagó en efectivo. Estamos hablando de $65,000 pagados en efectivo” concluyó.

Mauricio Funes se encuentra prófugo de la justicia ya que en el país acumula al menos cinco procesos penales en diferentes tribunales. Todos por diversos delitos de corrupción.

El pasado 3 de abril, el juzgado Octavo de Paz de San Salvador ordenó capturar a Funes por el delito de evasión fiscal en perjuicio de la Hacienda Pública.

La orden de captura se formuló una semana después de que la Fiscalía acusara al exmandatario de no pagar más de $375,000 en impuestos en el período fiscal de 2014.

La Fiscalía empezó a ver irregularidades en los movimientos bancarios de Funes cuando detectó la emisión de varios cheques provenientes de una cuenta bancaria a su nombre, sin justificar la procedencia de los fondos de la misma.

Con esa acusación, Funes sumó la quinta orden de captura por delitos de corrupción.

Las otras órdenes de captura

Además de ese caso, Funes encara otros cuatro procesos judiciales. Por una parte, está señalado de participar en el “Caso Corruptela”, en el cual se procesa a una red de venta de justicia a cambio de dádivas al interior de la Fiscalía General de la República que dirigió Luis Martínez.

La Fiscalía también acusa a Funes de haber sobornado a Luis Martínez para no ser investigado por su participación en la negociación de la tregua entre pandillas y por la divulgación en televisión nacional de un documento protegido por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

De la misma forma, Funes es requerido por la justicia salvadoreña por las anomalías ocurridas en la construcción de la represa El Chaparral. En este caso, al exmandatario se le acusa por peculado, mientras que a Ada Mitchell Guzmán, su compañera de vida, se le imputa el delito de lavado de dinero.

Asimismo se ha solicitado capturar a Funes para que responda por haber divulgado en televisión el Reporte de Operaciones sospechosas (ROS) que incriminó al expresidente Francisco Flores en el desvío de donativos del gobierno de Taiwán para los afectados de los terremotos de 2001.

Por si fuera poco, la Fiscalía anunció que tiene investigaciones abiertas contra Funes por supuestos pagos de sobornos a diputados para aprobar medidas favorables a su gobierno, según trascendió en unos audios publicados en una investigación de la revista digital Factum, lo cual podría acarrearle en un futuro una sexta orden de captura en su contra.

El pasado 21 de marzo, el pleno de magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) aprobó por unanimidad solicitar a Nicaragua la extradición de Mauricio Funes. El magistrado de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, Aldo Cader Camilot, dijo que el oficio ya fue enviado a Cancillería, y esta a su vez deberá coordinar con las autoridades de Nicaragua.

La CSJ ordenó extraditar a Funes por su participación en el caso “Saqueo Público”, en el cual es acusado por los delitos de peculado y lavado de dinero y activos, como parte de una red que habría desfalcado un estimado de $351 millones del erario público a través de modificaciones presupuestarias que pasaron sin control a diversas partidas de gastos reservados.

En la solicitud de extradición, enviada por el juzgado Séptimo de Instrucción, también están contemplados la compañera de vida de Funes, Ada Mitchell Guzmán Sigüenza, y dos de sus hijos, Diego Funes Cañas y Carlos Mauricio Funes Velasco.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *