Administrador 26 mayo, 2020

El Gobierno de El Salvador gastó $575 millones en un medicamento que, según la OMS, no es seguro. Este es uno de los errores más costosos en la historia de El Salvador y demuestra un nivel incompetencia que asusta. Esto amerita una renuncia, como mínimo.

¿QUÉ PASÓ? El 17 de mayo, el Presidente Nayib Bukele anunció que el Gobierno adquirió un lote de hidroxicloroquina y azitromicina por $575 millones. El 26 de mayo, la OMS suspendió los ensayos clínicos de la hidroxicloroquina como paliativo para el COVID-19.

¿QUE AUTORIDAD TIENE LA OMS PARA DECIR QUÉ ES SEGURO Y QUÉ NO? Una de las funciones de la OMS es hacer y analizar investigaciones que determinen si una medicina es segura o no. Recordemos que esta es la misma OMS que ha estado con el Presidente desde el principio.

La OMS tomó la decisión de suspender los estudios clincos de hidroxicloroquina con base a un estudio de la prestigiosa revista médica de The Lancet. El estudio reveló que el medicamento que compró el GOES aumenta las posibilidades de muerte en pacientes de COVID-19.

¿QUE TAN COSTOSO ES EL ERROR? En términos económicos, el número lo dice todo: $575M es más de la mitad del presupuesto anual de Salud. En términos humanos: aún no sabemos. El Gobierno ya entregó por lo menos 30,000 unidades de esta medicina que aumenta el riesgo de muerte.

¿PUDO HABERSE EVITADO? Fácilmente. Nunca ha existido evidencia sólida que compruebe que la hidroxicloroquina es un tratamiento efectivo para el COVID-19. Cuando el Presidente de Brasil ordenó usar este medicamento en pacientes de COVID-19, su Ministro de Salud renunció.

El ex Ministro de Salud de Brasil dijo: “Cada centavo vale oro. Si tengo cosas que no sé si funcionan, no puedo gastar dinero en eso porque tengo muy poco dinero.” Me pregunto que diría si supiera que un país mucho más pobre que el suyo gastó $575 millones en algo que no sirve.

¿ESTO ES CORRUPCIÓN? “El primer acto de corrupción es aceptar un cargo para el que no se está preparado.” Es evidente que la persona que decidió gastar $575 millones y repartir 30,000 unidades de hidroxicloroquina no está preparado para asumir la responsabilidad de su cargo.

SENTIDO COMÚN, al gobierno: -Detengan la administración de hidroxiclorquina a pacientes de COVID-19. Están aumentando su riesgo de muerte. -Asuman su error. -Asesorense. Es inaceptable que un país pobre como El Salvador tenga que perder $575 millones por falta de asesoría.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *