Redacción Red Noticia 25 julio, 2019

Su casa había sido la misma desde que era pequeño: una pila de cemento de apenas cincuenta centímetros de profundidad rodeada de una malla, que año tras año acumulaba oxido. El agua donde nadaba era una mezcla de suciedad, lodo y limo verde.

Tras 13 años en cautiverio, técnicos en Vida Silvestre y guardarrecursos del MARN rescataron y liberaron un cocodrilo que se encontraba en un terreno particular en el municipio de San Bartolomé Perulapia en el departamento de Cuscatlán.

El reptil, un macho de casi 2.5 metros de longitud, fue hallado por elementos de la policía rural cuando realizaban un patrullaje preventivo en la zona conocida como Las Ñañas Gordas. El animal se encontraba en condiciones no aptas de cautiverio por lo que dieron aviso al Ministerio para su rescate.

Por su tamaño y peligrosidad, fue necesaria la intervención de cinco guardarrecursos para capturarlo y llevarlo a un área natural del país.

“El cocodrilo está en buenas condiciones, tiene buen peso y se encuentra alerta. No presentaba ninguna herida”, explicó Kattia Gómez, médico veterinario del MARN.

 

Antes de ser devuelto a su ecosistema natural, al animal se le removió una escama de la cola para marcarlo y así llevar un conteo a futuro de esta clase de especímenes en el país.

“El cocodrilo se liberó en una zona vigilada y que está destinada a la conservación de esta especie”, comentó René Flores, guardarrecursos del MARN.

El MARN hace un llamado a la población a no comprar animales de la vida silvestre ya que estos tienen una función biológica importante dentro de sus ecosistemas y nunca podrán ser mascotas.

“Mantener los animales de la vida silvestre en cautiverio es peligroso, no solo para los adultos, sino que también para los menores de edad. Nunca la vida silvestre podrá ser mascota”, finalizó Elba Martínez, técnica en Vida Silvestre.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *